top of page
damiani_nosotros-05.jpg
  • Martín Carrasco

Informe de mercados financieros

Difícilmente encontremos un inversor descontento por el resultado de su cartera financiera en esta primera parte del año, siendo que prácticamente todas las clases de activos han generado resultados positivos.


Se destaca el mercado las acciones, que esta semana alcanzó niveles máximos históricos (por trigésimo quinta vez en 2024) y acumula una suba de 19% en lo que va del año.


Imagen 1: Rendimientos de activos en 2024 (Bloomberg, 10 julio 2024).

Es importante notar que más de la mitad de ese inusual resultado está explicado por el peso y la suba de las siete magníficas. Así se le llama al grupo de compañías Apple, Amazon, Microsoft, Meta (Facebook), Tesla, Google, Nvidia. La acción promedio en Estados Unidos subió casi 5,5% en el período, si consideramos el S&P 500 equiponderado, en línea con la historia.


En este contexto fueron clave las utilidades corporativas, es decir, los beneficios económicos generados por los productos y servicios que ofrecen las compañías, porque al final de cuenta, es el cash flow que, de alguna forma, derrama a los accionistas.


Los beneficios por acción de las compañías de Estados Unidos crecieron 7,5% anual entre 2001 y 2023 (S&P 500). Y para este 2024 el consenso de analistas se espera 10,8%, pero a dos velocidades: las siete magnificas 30% y el resto 7%.


Para que el mercado de acciones continúe generando ganancias a los inversores, será fundamental que las compañías continúen demostrando crecimiento de sus utilidades. Sobre todo en Estados Unidos, donde las valuaciones señalan que están caras en términos históricos (ver Imagen 2, derecha).


Imagen 2: crecimiento anual de los beneficios de las compañías que integran el índice S&P 500 y la valuación de las compañías por país.


Casualmente, como es costumbre al cabo de cada trimestre, estos días está comenzando una nueva temporada de anuncios de utilidades corporativos.


Tanto inversores como analistas estarán atentos a lo que presenten los directivos de las compañías. Creo que será relevante escuchar lo que estos mencionar en dos áreas principalmente.


Primero, la salud del consumidor, recordemos que el consumo de la población explica el 70% del Producto Bruto Interno de Estados Unidos y desde hace meses existe mucha disparidad de opiniones respecto del ritmo de crecimiento del mismo.


Segundo, la inteligencia artificial, que es un tema que ha entusiasmado mucho a inversores últimamente y ha impulsado la inversión en las siete magníficas. Es que no es para menos, viendo la brutal inversión que están realizando estas compañías, que son las más valiosas del planeta, en el desarrollo de la inteligencia artificial.


Todo esto suena etéreo, pero es una realidad. El consumo de energía de los data centers, que son la infraestructura y el poder computacional donde se apalanca, entre otras cosas la inteligencia artificial, supera al de muchos países como Italia, España o Argentina (ver imagen 3).


La digitalización, los servicios en la nube, y lo relacionado, son una tendencia bien marcada difícil de que se revierta.


Imagen 3: a la izquierda las inversiones en capital del conjunto de los 5 principales jugadores de la Inteligencia Artificial (Microsoft, Meta, Amazon, Oracle, Alphabet). A la derecha el consumo de energía eléctrica del conjunto de los Data Centers globales y una selección de países.  



Por otro lado, los datos de inflación continúan señalando una desaceleración en buena parte del mundo desarrollado, dando cierto alivio a autoridades monetarias (IPC de 3% anual en EEUU y 2,5% en Europa).


Y por eso en las últimas semanas vimos como el Banco Central Europeo resolvió disminuir su tasa de referencia. Del otro lado del continente, si bien todavía no está claro ni cuándo y en que magnitud, los analistas le asignan una probabilidad de 75% a un recorte de tasa de referencia de la Reserva Federal para el mes de setiembre.


Reiteramos nuestra convicción de que un escenario de tasas a la baja es positivo para la inversión en renta fija. En esta primera parte del año ha sucedido lo contrario, lo que explica el retorno nulo de bonos de elevada calidad (ver imagen 1).


Imagen 4: a la izquierda la trayectoria de la tasa de referencia de Bancos Centrales en Estados Unidos, Europa, Inglaterra y Japón; a la derecha la probabilidad de recorte de tasa por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.



En síntesis, continuamos optimistas con la inversión en los mercados financieros para el mediano y largo plazo. Creemos que inversores con exceso de liquidez deben aprovechar las oportunidades que se presentan en la renta fija. En renta variable, si bien lucen un poco caras y eso nos hace ser prudentes, mientras que las compañías logren mantener el crecimiento en sus utilidades, continuaran entregando resultados a los accionistas. Aquellos inversores que quisieran protección pueden hacerlo con estrategias de stop loss, opciones (put) o exponiéndose a oro.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page