top of page
damiani_nosotros-05.jpg
  • Martín Carrasco

El dato de la semana

Actualizado: 8 sept 2023

El cannabis se utiliza con fines medicinales, recreativos e industriales. Ocupa el sexto lugar entre los cultivos más valiosos de Estados Unidos, solo superado por el maíz, la soja, el heno, el trigo y el algodón. Uruguay ha sido pionero en esta materia, siendo que, por ejemplo, desde el año 2017 comenzó la venta de cannabis psicoactivo en las farmacias. ¿Qué tal ha resultado la experiencia?

(Fuente de los datos Instituto Uruguay XXI, 4/2023)
(Fuente de los datos Instituto Uruguay XXI, 4/2023)

A la fecha sólo Uruguay, Canadá y algunos estados de Estados Unidos legalizaron totalmente la venta comercial de cannabis para uso adulto recreativo. Sin embargo, 50 países permiten el uso medicinal, siendo Reino Unido, Canadá e Italia los mayores productores. En el caso del cáñamo de uso industrial sin psicoactivos, los principales son China, Francia, Canadá y Estados Unidos, que juntos concentran más del 50% de la producción mundial.


En el caso de Uruguay, la industria está todavía en formación. El marco regulatorio y el carácter agroindustrial del país ha atraído a inversores nacionales como extranjeros. Actualmente existen más de 100 empresas en el rubro habilitadas para realizar diversas actividades (cultivo, comercialización, industrialización o investigación), que emplean un estimado de 900 personas de manera directa.


El foco de la producción uruguaya es la exportación. Se ha concentrado mayoritariamente en la flor de la planta, ya sea para uso medicinal y no medicinal, siendo lo primero mucho más valioso que el segundo. Los principales destinos han sido Alemania, Israel, Canadá, Suiza y Portugal.


En 2022 Uruguay exportó 16 toneladas de cannabis por un valor de USD 5.3 millones, un descenso frente al año anterior, tanto en volumen (17%) como en valor (35%). El motivo más relevante de esta caía seguramente haya sido el desplome de los precios internacionales producto del ingreso al mercado de países competidores tales como Colombia, Ecuador o Sudáfrica, así como mayores restricciones normativas en Suiza, que ha sido el mayor destino de flores para uso no medicinal.


En este sentido, representantes de la cámara de empresas de Cannabis Medicinal de Uruguay, afirmaron que el costo de producción y colocación de flor de cáñamo para las empresas uruguayas es USD 2 por unidad, por encima del precio de venta en de Europa USD 1.4 y el doble del costo de producción en Sudáfrica y Colombia (El Observador). Lo que manifiesta un problema de competitividad.


A esto se adiciona la dificultad y restricciones para la operativa financiera bancaria de las empresas y, según empresarios locales, una elevada regulación. Consecuentemente, en los últimos tiempos se ha informado acerca de cierres de algunas empresas del rubro, así como también un marcado descenso de las superficies plantadas.


Todo esto plantea desafíos para la naciente industria del cannabis en Uruguay ¿podrá el país aprovechar la alta demanda internacional por estos productos? ¿llegará a ocupar los primeros puestos en materias primas exportables como pasa en Estados Unidos?


Parecería que todavía queda mucho camino por recorrer, pero el potencial es elevado.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page