damiani_nosotros-05.jpg
  • Martín Carrasco

Informe de Mercados Financieros - Atravesando un momento histórico -

La inflación más alta en 40 años en algunos países desarrollados está generando dolores de cabeza en el mundo de las inversiones financieras. Prácticamente todos los activos tuvieron caídas de precios este año. La excepción fue el dólar estadounidense en un típico movimiento de búsqueda por la liquidez y calidad.


Figura 1. Retorno de principales clases de activos en 2022 El dólar y los commodities (principalmente energía y agrícolas) son los únicos con ganancias en lo que va del año.


Datos al 28 de setiembre de 2022. Fuente: elaboración propia en base a información de Bloomberg. Indices: Canasta de commodities (Bloomberg Commodity index); Moneda Dolar (DXY Currency); Barra de Oro (SPDR Gold Shares ETF); Bonos del Tesoro (Barclays US Aggregate Total Return); Bonos corporativos de baja calidad (Credit Suisse High Yield Index); Acciones de compañías Europa (MSCI Europe); Acciones emergentes (Ishares MSCI Emerging Markets); Bonos Corp alta Calidad EEUU (Markit Iboxx Liquid Investment Grade); Acciones EEUU (S&P500); Acciones globales (MSCI World); Bonos soberanos de países Emergentes (JPMorgan EMBI Global Total Return)

En los últimos tiempos la mirada está atenta a lo que hacen y dicen las autoridades monetarias, los Bancos Centrales, que son los responsables de lograr la estabilidad de las monedas. La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), el Banco Central más influyente del mundo, está llevando la suba de tasas más agresiva desde los años 80´, de 0,25% a 3,25% en tan sólo seis meses y con la expectativa de que se ubique en 4,4% a finales de 2022.


Figura 2. Tasa de rendimiento de bonos soberanos a dos años de vencimiento La suba de tasa de política monetaria de Bancos Centrales afectó al resto de las tasas del mercado, al punto que la baja de los precios de los bonos genera retornos a vencimiento en emisiones soberanas que no se veían hace mucho tiempo.


Fuente: UBS, 28 setiembre 2022.

El mayor daño de la inflación es la distorsión de precios relativos que genera en una economía. No se saben cuánto valen las cosas. Al utilizar la tasa de interés, la Fed intenta influir en las decisiones de gasto e inversión de los agentes – hogares, empresas, etc. - para desacelerar este crecimiento de los precios por encima del deseado. Esa es hoy la prioridad número uno según ha manifestado el propio Presidente de la institución Jerome Powell. Los datos de inflación publicados este año dejaron atrás la visión de que sería pasajera una vez resueltos los cuellos de botella internacionales que provocó la irrupción de la pandemia en 2020. El mercado asumió que llevará tiempo bajarla, pero al final, confía en que se va a lograr. El debate hoy pasa por el costo que se asumirá en términos de crecimiento económico, es decir, que tan dolorosa y profunda será la recesión provocada por los fenómenos de inflación y subas de tasa. La reciente baja en la cotización del crudo a los niveles más bajos desde enero – y también de muchos otros commodities tales como los agrícolas o metales industriales - refleja las expectativas cada vez más crecientes de que el mundo se está desacelerando. Según sondeos de Bloomberg, a principios de año los economistas preveían un crecimiento mundial de 4.4% en 2022 y 3.6% en 2023. La proyección actual se ajustó a la baja hasta 2.9% y 2.5% respectivamente. En pocas semanas comienza una nueva temporada de resultados corporativos, un evento muy relevante para inversores, donde empresas reportan sus beneficios del trimestre y exponen sus perspectivas, ¿podrán sostener la buena salud financiera y elevados márgenes en este contexto de presión por el lado de los costos y las ventas?

Nuestra visión En nuestra opinión los mercados se mantendrán volátiles por un tiempo hasta que no cese la incertidumbre respecto de la inflación, el accionar de Bancos Centrales, la recesión y la crisis energética en Europa. Como inversores debemos hacer foco en compañías robustas que puedan soportar un entorno macroeconómico adverso. Además, evitar decisiones emocionales, mantener liquidez, actuar ágilmente mirando hacia adelante y no aferrarse al pasado. En ese sentido, en cuando a clase de activos para los próximos meses vemos una mejor relación de riesgo retorno en renta fija de corto plazo frente a la renta variable. Adicionalmente nos gusta complementar con estrategias llamas alternativas, que incluye el Real Estate y crédito privado. No obstante, para el inversor con liquidez y una mirada más larga – no menos de cinco años – el entorno actual seguramente se presente como oportunidad para ingresar cautelosamente en renta variable.

Ante cualquier consulta o comentario no deje de contactarse con nosotros. Atentos saludos, Martin Carrasco

11 views0 comments